La Meditación, una mano amiga para el Montañismo

Son muy variadas las actividades y deportes que podemos llevar a cabo al momento de elegir una montaña como parte de nuestro momento recreativo. Para realizar deportes de montaña como el Montañismo, es importante estar determinados a ello, ya que dicha actividad exige preparación física y mental, eso sin contar que se deben manejar todas las técnicas de escalado junto a su seguridad.

Si deseamos que esta actividad sea productiva de una manera integral, lo más recomendable es que la hagamos conjuntamente con la meditación acompañada de la observación, y quizás algunas personas posiblemente no vean la relación de una actividad tan dinámica con una que amerita concentración, por lo que puede ser asociado con alguna situación mística. Realizar deportes como el trekking, el senderismo, Alpinismo o bien el Andinismo, son parte en la actualidad de lo que antes solo conocíamos como montañismo.

Misticismo, concentración y montañismo

Como mencionamos al principio, la determinación es la que conduce a muchos a lograr sus objetivos en el momento que lo requieren. Por ejemplo, esas personas que escalan montañas y en medio de la aventura se encuentran con adversidades que para muchos podrían ser limitantes, pero con un norte específico y concentración no hay nada que venza los objetivos.

Un ejemplo de ello podrían ser los conquistadores de sudamérica en la travesía hecha por los Andes, muchos de ellos enfermos, sin comida, heridos y en medio de todas las adversidades alcanzaron sus metas. Entonces podríamos remontarnos a ese instante y entender que había ciertamente algo que los mantenía activos en medio de tanta precariedad. Y la respuesta se nos viene como un relámpago de luz: una mente que tenía un enfoque y propósito a lo que le podemos sumar una concentración sinigual.

La montaña, inspiración especial para su recorrido

Todas las actividades físicas requieren de una concentración especial para su realización, se trate de senderismo, montañismo o cualquiera de las variantes que se conocen y ello se debe a que este no es un deporte sencillo, es una disciplina que requiere de una concentración especial con la que la persona se enfoque en la trayectoria para poder lidiar con los obstáculos que incluyen momentos de estrés y un riesgo inminente, con lo que su toma de decisiones marcara la diferencia entre el éxito e incluso hasta la vida y todo en un breve lapso de tiempo.

Siempre ha sido así en lo que respecta a este deporte, pero en la actualidad se deslindan otros métodos o herramientas que pueden aportar seguridad al momento de transitar por dichos momentos, ellos pueden ser aparte de la meditación, el estado de consciencia plena o mindfulness.

Para ello el entrenamiento suele no solo ser físico, sino que se requiere un estado mental adecuado y entrenado. Por ejemplo, una persona maratonista sabe que en cada una de sus competencias siempre su cuerpo le impondrá un límite y allí es donde requiere de todas sus energías y concentración para enfocarse en el objetivo que desea alcanzar. Por lo tanto una práctica adecuada de la meditación suele ser el arma más poderosa ya que enriquece la experiencia del montañista.