La biodiversidad y el montañismo: compromiso e integración con el entorno

Contratar electricidad para el hogar pasa por la primera forma de ahorro energético y sostenible que podemos manejar día a día. Es bastante conocido que los principales efectos ambientales de las infraestructuras eléctricas se relacionan con el territorio y el paisaje por donde se encuentran ubicadas las líneas. Con la finalidad de hacer que dichos efectos sean mínimos, resulta de gran importancia llevar a cabo una minuciosa evaluación del impacto ambiental que tiene origen en todos los proyectos con el fin de aplicar estrictos criterios ambientales a todas las actividades de desarrollo y mantenimiento de la red de transporte de energía.

Con ello se busca hacer compatible el desarrollo de las infraestructuras eléctricas con la conservación del medio natural. De esta manera se pueden evitar distintas Por ello, se deben evitar las áreas que se muestran ricas en Bio diversidad en cuanto a la ubicación de las instalaciones. De la misma manera es importante implantar acciones donde se estime la mejora ambiental y de esta manera potenciar la protección de hábitats y especies. Pero ello no sólo viene de la mano de las empresas que se encargan de manejar la distribución y consumo de la electricidad, sino que también pueden colaborar en ello la prácticas deportivas como por ejemplo el montañismo, y ello es debido a que no se trata solo de una práctica deportiva, sino que es también un estilo de vida que puede favorecer el desarrollo de los distintos valores sociales y educativos que relacionan a las personas y con el medio natural. 

Para quienes practican este deporte y se hacen llamar montañeros, es importante continuar cada día en la montaña practicando su  deporte, ya que con ello pueden contribuir al desarrollo de sus poblaciones y a la conservación de sus ecosistemas, es por ello que permanecen en las montaña realizando sus actividades pero enfocadas hacia la buena práctica, sustentados en que este es un derecho irrenunciable a la libertad de circulación sin más limitaciones que las que establezcan las leyes, mediante argumentos técnicos y científicos, o las que en podrían encontrarse debido a los cableados eléctricos. 

Para quien es montañero, es primordial reivindicar su derecho como ciudadanos a acceder libremente a las zonas de montaña, con el fin de poder practicar su deporte en las condiciones de seguridad más adecuadas, pero también de disponer de una red de equipamientos deportivos en las condiciones de prestación de servicios que los ciudadanos requieren hoy en día. Esta es una actividad deportiva cien por ciento deportiva compatible con la conservación de la naturaleza, y más en concreto con la declaración y gestión de Espacios Naturales Protegidos. 

Montañismo sostenible 

Tomando en consideración que el término sostenible se refiere a un modelo de desarrollo humano que permite la satisfacción de las necesidades de las generaciones presentes sin poner en peligro la capacidad de las futuras generaciones con el propósito de satisfacer sus propias necesidades. Pero si nos enfocamos en términos netamente deportivos, la sostenibilidad se refiere a garantizar y mejorar el bienestar físico, social y mental de las personas de una generación a la siguiente que requiere de las actividades deportivas, y para ello se incluyen las zonas urbanas, rurales y marítimas, en las que los mismos se pueden adaptar a los recursos limitados del planeta para llevarse a cabo conforme a los principios de desarrollo sostenido y administración del medio ambiente. Los mismos incluyen:

  • Tomar en consideración los valores de la naturaleza y del medio ambiente en la planificación y construcción de instalaciones deportiva
  • Brindar apoyo y estímulo a las organizaciones deportivas en sus esfuerzos por conservar la naturaleza y el medio ambiente.
  • Incrementar los conocimientos y de la concienciación de las personas sobre las relaciones entre el deporte y el desarrollo sostenido y su comprensión de la naturaleza.