Consejos para preparar tus vacaciones de montaña en invierno

Para las vacaciones de invierno (o para cualquier actividad) es indispensable contar una planificación lo más cercana a lo que puedas lograr hacer. Porque una vez en el lugar, si olvidas algo o descuidas cosas, no habrán oraciones de credo que valgan. Si usa su propio equipo, recuerde que un especialista lo revise antes de partir. Sujetadores en buen estado, bordes afilados, suela encerada. Se asegurará de acercarse a las pendientes con el pie derecho y deslizarse en paz. Y si no ha tenido tiempo, no hay problema, en todas las estaciones las tiendas de deportes tienen algo para mimar su equipo.

No olvides nada

Equipo (esquís, bastones, fijaciones y casco de esquí), trineo, cámara, botas para la nieve, ropa abrigada y transpirable, guantes, sombreros, anteojos, crema e incluso trajes de baño. Planifíquese en todas las situaciones y enumere todo lo que necesitará durante su estadía. Y si lo olvida, sepa que en el complejo, todo se alquila, incluso la ropa de esquí. En las montañas, ¡puede hacer frío! Recuerde equiparse en consecuencia: ropa técnica abrigada, guantes, sombreros, medias, asegúrese de no olvidar nada. Tenga en cuenta que su ropa también debe ser transpirable. Al sol, en plena actividad física, puede calentarse rápidamente. Finalmente, también piense en botas de nieve, ¡para caminar con los pies secos!

En altitud, y con la reverberación de la nieve, el sol es fuerte. Tienes que protegerte, con buenas gafas de sol anti UV y un protector solar de índice consecuente. Recuerde poner la crema regularmente, en las caras de jóvenes y mayores. Las vacaciones se planifican por adelantado y, a menudo, se reservan en línea. No olvide sus “cupones” (cupones para paquetes, alojamiento, equipo). También piense en los documentos de edad de los niños, que le permitirán tener acceso a posibles reducciones.

Antes de partir, asegúrese de que su vehículo esté listo para enfrentar el frío y conducir en carreteras nevadas. Considere ponerse neumáticos para nieve o equiparse con cadenas o calcetines para nieve. Y para este último, ¡practícalo! Por la noche, en condiciones desfavorables, el ejercicio rápidamente se vuelve complicado. Para comenzar sus vacaciones, póngase en forma. Unas semanas antes de la salida, reanude la actividad física, incluso ligera. Trabaja tu respiración, estarás más cómodo en altitud, mueve tus muslos, sigue los descensos sin dificultad, cuida tu dieta, enfréntate al frío. Así te beneficiarás completamente de tus vacaciones desde los primeros días.

Pero por sobre todo, no olvides lo más importante, divertirte. Las vacaciones y las actividades se hacen para salir de la rutina. Olvida por un momento tu celular y las redes sociales. Regalate ese momento para ti, para disfrutar sin pensar en nada más. Muchas veces dejamos de divertirnos por estar al pendiente de las notificaciones. Aprende a apreciar la belleza de lo que tienes en frente sin desperdiciar ni un instante. Verás que valdrá la pena y no te arrepentirás. Incluso se pueda volver un gran hábito.